Verdad y Memoria

Verdad y Memoria

Las iniciativas de búsqueda de la verdad y preservación de la memoria pueden ser de gran utilidad para documentar y contribuir a la comprensión pública de las violaciones de derechos humanos pasadas. El programa de Verdad y Memoria del ICTJ apoya con su asesoramiento iniciativas de esclarecimiento de la verdad y preservación de la memoria en todo el mundo.

Fotografía de un desaparecido, Camboya.

No ha de tener funeral ni llantos y quedará allí insepulto, sin duelo...
Antígona, Sófocles

Conocer la verdad es un derecho

Después de conflictos armados o periodos represivos, las sociedades y los individuos tienen derecho a saber la verdad sobre las violaciones masivas de derechos humanos. Todas las culturas reconocen la importancia que tiene el correspondiente duelo para la cicatrización de las heridas personales y comunitarias.

El derecho internacional reconoce claramente el derecho de las víctimas y los supervivientes a saber en qué circunstancias se desarrollaron las violaciones graves de sus derechos humanos y quién las cometió. El derecho internacional continúa desarrollándose en este sentido y respecto al derecho de las sociedades a conocer la verdad.

Iniciativas de búsqueda de la verdad, entre ellas la comisiones de la verdad

Los regímenes represivos reescriben deliberadamente la historia, negando las atrocidades para legitimarse. La búsqueda de la verdad contribuye a la creación de un registro histórico que impida esta clase de manipulación. Al dar más información a las víctimas sobre los hechos sufridos (la suerte de los desaparecidos o la razón de que algunos grupos fueran blanco especial de la represión), puede ayudarles a cerrar esa etapa.

Las iniciativas de búsqueda de la verdad son muy diversas—incluyen leyes que garantizan la libertad de expresión, desclasificación de archivos o investigaciones sobre desaparecidos—y también conducen al establecimiento de comisiones de investigación no judicial, entre ellas las comisiones de la verdad.

Partiendo de los primeros ejemplos latinoamericanos, las comisiones de la verdad, independientes y eficaces, se han convertido en parte fundamental de las iniciativas de justicia transicional en todo el mundo. Desde comienzos de 2011 se han creado unas 40 comisiones de la verdad oficiales para investigar abusos pasados.

Las investigaciones de las comisiones de la verdad siguen ciertos pasos, que van desde la protección de las pruebas, la formación de archivos, las entrevistas a víctimas y actores políticos fundamentales, la apertura y difusión de información pública, hasta la presentación de informes y recomendaciones.

En algunos casos en los que los Gobiernos no han establecido comisiones de la verdad, otros organismos oficiales como los ayuntamientos o los defensores del pueblo (ombudsman) han promovido investigaciones oficiales más limitadas. También hay muchos ejemplos de importantes iniciativas de búsqueda de la verdad alentadas por la sociedad civil, comunidades religiosas y asociaciones de víctimas.

En ocasiones, ciertas iniciativas extraoficiales, locales o limitadas a un caso concreto pueden conducir a otras de alcance nacional, más globales. Aparte de esto, la búsqueda de la verdad también puede allanar el camino a otras medidas de justicia transicional como las revisiones de antecedentes, los enjuiciamientos y las reparaciones.

Memoria y memoriales

Las víctimas de violaciones de los derechos humanos no pueden olvidar y los Estados tienen el deber de preservar la memoria de esos crímenes.

Los monumentos, los museos y los actos conmemorativos son iniciativas educativas indispensables para el establecimiento de un registro irrefutable y para evitar la repetición de los abusos. En muchos casos, al promover acciones conmemorativas, la sociedad civil ha servido de acicate para que los Estados asuman su responsabilidad.

Algunos ejemplos de conmemoración:

  • Museos y monumentos que instruyen a la población sobre los abusos del pasado. Por ejemplo, el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos de Chile, dedicado a presentar la historia de la dictadura militar y documentar sus abusos.

  • Espacios transformados para señalar escenarios de violaciones de los derechos humanos, por ejemplo Constitution Hill en Johannesburgo, una antigua prisión, ahora sede del Tribunal Constitucional sudafricano.

  • Actos de recuerdo, como las manifestaciones que se celebran cada 24 de marzo en Argentina, para recordar el comienzo de la última dictadura militar. En el Perú, familiares de desaparecidos han unido sus fuerzas para tejer una larguísima "Chalina de la esperanza" en memoria de las víctimas.

El papel del ICTJ

El ICTJ apoya el trabajo de comisiones de la verdad de 12 países, colaborando con Gobiernos, sociedad civil y comunidad internacional. También facilitamos con nuestra asesoría la labor de otras iniciativas de búsqueda de la verdad.

Colaboramos con iniciativas de conmemoración para sacarles el máximo partido educativo y transformador. Nuestras asesorías se centran en la concepción de los proyectos, su encargo y la consulta con las víctimas.

Nuestra investigación y las actividades y los materiales de formación centrados en casos concretos extraen las mejores enseñanzas prácticas con el fin de que las futuras iniciativas de verdad y memoria puedan beneficiarse de las experiencias pasadas.

Algunos ejemplos:

  • Asesoramos a la comisión de la verdad de Marruecos, constituida para investigar las violaciones de derechos humanos cometidas entre 1956-1990. Basándonos en las mejores prácticas de otras comisiones de la verdad del mundo, recomendamos que se celebraran sesiones públicas para difundir la verdad.

  • Hemos asesorado a impulsores de iniciativas de búsqueda de la verdad extraoficiales como la Comisión de la Verdad y la Reconciliación de Greensboro, que investigó los asesinatos de sindicalistas por parte del Ku Klux Klan y de nazis en Carolina del Norte (EE. UU.).

  • En Colombia, hemos asesorado a promotores de iniciativas de búsqueda de la verdad referidas a casos concretos, apoyando también a la Comisión de la Verdad constituida por la Corte Suprema para abordar los acontecimientos violentos que rodearon la toma del Palacio de Justicia en 1985. Esos hechos aparecían en el documental titulado La Toma, presentado en marzo de 2011 en el Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias.